4 Buenas Razones Para Emprender

Ser emprendedora no es fácil. Al comenzar un negocio lo más probable es que tengas que asumir infinidad de responsabilidades y compromisos, trabajar sin descanso (incluidos fines de semana y festivos), adquirir habilidades y conocimientos de las diferentes áreas de tu negocio, y hacer mil cosas para conseguir que tu proyecto no se estrelle antes de despegar (escribir blogs, mandar emails, crear una web, visitar negocios, contactar clientes etc.)

Entonces, ¿merece la pena emprender? Definitivamente.

Trabajar para hacer realidad tus ideas puede ser la mejor elección que tomes en tu vida, siempre y cuando te comprometas desde el principio a trabajar duro y hacer aquello que haga falta para que tu negocio prospere, aunque ello suponga salir por completo de tu zona de confort.

Si estás pensando en perseguir tus sueños pero todavía no te has decidido a dar el paso, echa un vistazo a las razones para emprender, coge carrerilla ¡y a volar!

Trabaja en algo que realmente te apasiona

‘’Elige un trabajo que te guste y no tendrás que trabajar ni un día de tu vida’’ Confuncio.

Si te levantas cada día con una sensación de tristeza, angustia y desasosiego, y cuentas las horas para que llegue el fin de semana, ¿no crees que es hora de cambiar de aires?

Muchas veces las personas se deciden a emprender al sentirse menospreciadas en un empleo mal pagado y con pocas perspectivas de progreso, pero no siempre es así. Puede que tengas la suerte de tener un trabajo que disfrutas, en el cual te sientes valorado, y por el cual recibes un buen salario, sin embargo tu corazón emprendedor anhela perseguir un camino diferente.

Realmente hay pocas cosas más reconfortantes que perseguir los sueños de uno mismo en lugar de los de otra persona. La vida es demasiado corta y no deberíamos malgastarla en un trabajo que no nos llena.

Lo bueno de emprender es que puedes elegir un sector prometedor que te apasiona y convertir un hobby en una empresa rentable.

Sé tu propio jefa

‘’Si tú no trabajas por tus sueños, alguien te contratará para que trabajes por los suyos’’ Steve Jobs.

Sin lugar a dudas una de las principales ventajas de ser emprendedora es tener la libertad de tomar tus propias decisiones en todo momento, sin tener un jefe pesado al que darle explicaciones.

Desde la manera en la que llevar a cabo un proyecto, los gráficos, las campañas publicitarias, los gastos en marketing, los presupuestos, los plazos, las vacaciones, los horarios… ¡tú serás quién tenga la primera y última palabra!

Flexibilidad

‘’El 90% del éxito se basa simplemente en insistir’’ Woody Allen.

Al comenzar un startup, ten muy claro que vas a trabajar lo que no está escrito. Sacarás cualquier hueco que tengas libre para desarrollar tu idea, lo cual incluye probablemente más de una noche en vela, fines de semana, festivos y vacaciones.

Sin embargo, una vez tu negocio arranque y comience a dar sus frutos, empezarás a saborear la libertad y flexibilidad de tener tu propio negocio.

Ser emprendedora te permitirá marcarte tu propio horario y encontrar un equilibrio entre el trabajo y tu vida persona.

Marcharte de viaje, tomarte unos días libres, establecer un horario de trabajo que mejor se adapte a ti, pasar tiempo con tu familia, quedar con tus amigos, hacer deporte… ¡puedes dedicarle tiempo a todo aquello que te hace feliz al mismo tiempo que tu negocio va creciendo!

Recuerda, la única manera de ser dueña de tu tiempo y de tu futuro es siendo emprendedora.

Independencia financiera

‘’No voy detrás del dinero, voy detrás de un sueño: ser libre’’ Robert Kiyosaki.

Trabajar para uno mismo significa que tu salario ya no depende de tu jefe, sino de tu trabajo y esfuerzo.

Obviamente el hecho de no tener un cantidad de dinero garantizada todos los meses puede resultar estresante para muchas personas, pero al mismo tiempo es un estímulo para trabajar duro, mejorar personas y profesionalmente, y sacar el máximo potencial a tu negocio.

Con una economía inestable, la mayoría de los puestos ofrecen una falsa sensación de seguridad, con unos volúmenes de trabajo que superan con creces el salario recibido. Sin embargo, cuando trabajas para ti, cada céntimo y minuto invertido en tu negocio se transforman en beneficios propios.

Sea cual sea el concepto que tengas de independencia económica- comprar una casa de lujo, viajar a sitios exóticos, ayudar a tu familia, o llevar la vida que te apetezca- el emprendimiento te ofrece la oportunidad de todo eso. Y sí, es verdad que el dinero no trae la felicidad, pero ayuda mucho.

Laura

Mente inquieta, apasionada de los negocios con alma y muy fan del podcasting. Mi misión es inspirarte y darte las claves para que sigas avanzando con tu negocio. Nunca le digo que no a un buen café.

Add A Comment